Enajenación mental transitoria

“Punch Drunk Love” (“Embriagado de amor” en un no muy acertado título en español) es un alocado canto al amor de Paul Thomas Anderson, uno de los mejores directores en activo con joyas como “My Boogie Nights”, “Magnolia” o “Pozos de Ambición” (“There will be blood” en su título original).

La cinta que nos ocupa no llega a la calidad de ninguna de las anteriores, pero obviando este pequeño detalle, “Punch Drunk Love” tiene una gran variedad de razones por las que es una película altamente recomendable. Al contrario que “My Boogie Nights” y “Magnolia”, “Embriagado de amor” no es una historia coral. Marca un antes y un después en la carrera de Anderson, ya que su última obra, “Pozos de Ambición”, también se centra en un solo protagonista.

La historia no es nada del otro mundo. Un “empresario” que vende unos extraños artilugios (Adam Sandler) llama a un servicio de sexo telefónico para tener una charla trascendental. La cosa le sale mal y tiene ligeros problemas con el jefe de este servicio (Phillip Seymour Hoffmann). A la vez, decide comprar un gran número de natillas para ganar millas de vuelo en una promoción. Y a la vez, se enamora de Lena (Emily Watson), amiga de una de sus siete hermanas. El guión da muchas vueltas y se mueve muy bien entre lo cómico y lo dramático sin perder un punto de surrealismo.

El registro de actores de “Punch Drunk Love” es muy bueno. Adam Sandler, Emily Watson y Philip Seymour Hoffman (intérprete de cabecera para Anderson) hacen unos grandes papeles, especialmente Sandler, casi siempre encasillado en papeles de comedia, que demuestra desenvolverse perfectamente en una obra tragicómica nada bobalicona.

Unido a la calidad de los actores, hay que destacar lo buenos que son los personajes en sí mismos. Están muy bien ideados y las situaciones en las que se ven envueltos están tramadas con una gran maestría.

También me gustó el maravilloso manejo de los planos del director norteamericano. Técnicamente es perfecta ya que con el tipo de planos secuencia que utiliza Anderson, prácticamente refleja la personalidad del personaje, algo que no todos los realizadores saben hacer con corrección.

No me gustó, para nada, la música empleada. En alguna escena te saca completamente de la trama. No se adapta al ritmo narrativo, sino que desconcentra y no ayuda a seguir la historia.

“Punch Drunk Love” es el retrato de una realidad que parece un tanto irreal. Es el retrato de un inadaptado. Es el retrato de un amor extraño, pero amor al fin y al cabo. Y si unimos amor con locura, tenemos un estado de enajenación mental transitoria, que al fin y al cabo es lo que vemos en esta película.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s